Me dejé caer pero ya no puedes pisotearme

Me dejé caer para que no te llenaras de fango, para que no te ensuciaras y te ahorraras el problema de lidiar con eso, me dejé caer y fue para ayudarte no para que te aprovecharas y pudieras pisotearme. Caí y en lugar de pasar, me atropellaste, fingiste no saber lo que hacías y te aprovechaste, ¿Qué te reclamo si fui yo quien quiso tumbarse al suelo? Eso fue muy astuto de tu parte, hacerme creer que fui yo quien decidió hacerlo cuando en realidad eras tú quien movía las cuerdas que ataste a mi cuerpo.


Fui títere de tus intenciones y nunca dije ni una sola palabra porque pensaba que era por el placer de ayudarte, de no dejarte caer y por amarte tener la responsabilidad de compartir tu pesar, hasta debería aplaudirte, jamás se me hubiera ocurrido una táctica así para poderme aprovechar de alguien. A me siendo responsable de las acciones de mi sentimiento, ame estando consciente que tal vez tu forma de amar era diferente, pero nunca vi que en realidad estabas demente y que sacar un beneficio personal era la único que veías en nuestra relación.
No hablo como victima, hablo como la mujer que entrego todo para ayudarte, para hacerte feliz y esa mujer que nunca falló. Pero me canse de tus tratos y de tus pasos por encima mío, nunca nadie puede ser tan tonto como para dejarse así de alguien. Duele aceptar lo que siempre tuve enfrente y para no sentirme mala fue más fácil cubrir con una tela transparente, fue mayos mi vergüenza que el amor que por ti un día profese, me dio pena ser la misma mujer ridículamente abnegada a tu antojo. Hoy no puedes pisarme porque me levante y pude darme cuenta que eres más pequeño de lo que yo recordaba.



Share on Google Plus

About Sergio Montes

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario